Sin lugar a dudas, para uno es imposible separar el nombre de LeBron James de la historia de la NBA. Y será así por mucho...